lunes, 14 de enero de 2008

Lo más

En la más elegante sala de conferencias de la ciudad se dieron cita los que se consideraban los empleados más ejemplares del mundillo empresarial de la zona. Estaban todos: el que más mandaba, presentando; el que se consideraba el más gracioso, tres filas más atrás del más majo, que a su vez estaba tres filas más atrás del que era realmente el más gracioso; una fila por delante de éste, junto a la que creía que “responsable” y “jefe de equipo” eran grados sociales, el que se consideraba el más guapo, y nueve filas más atrás la que, en verdad, era la más guapa. A su lado, trataba de mantenerse a flote entre el mar de números un metalsaurio maravillado por palabras como ebitda, churn y arpu –sin duda, las más molonas del mundo: más que “responsable”, más que “jefe de equipo” y más que “teta”-.

2 comentarios:

chusmanuel dijo...

lo más, más; lo muy, muy; y lo tope de lo tope, muñequitos!!! parafraseando a la picha discos.
Muy bueno, sí, señor. El Metalsaurio al lado de la más guapa... mmm, ¿hubo amor reptil?

metalsaurio dijo...

Casada y con una hijita...está difícil, jaja!