lunes, 6 de abril de 2009

No estamos solos

Nueva colaboración para El cuentacuentos. Como de costumbre, alguién propone una frase con la que comenzar el relato para que quien quiera, lo continúe. Esta vez, ese "alguién" fue Jara, y la frase aparece en cursiva a principio de mi breve relato:

-Yo sólo quería un café y, ahora, ¿resulta que su destino está en mis manos? –noté cómo su voz se quebraba apresada entre una frente arrugada y una garganta que se contraía como un acordeón. De no ser una amiga, diría que parecía un sapo croando sus penas.

En el fondo de su pocillo buscaba la manera de cambiar un café por la responsabilidad que, de repente, había adquirido, y al encontrar poco más que unos posos azucarados, esperaba de mí una solución.

Se echó a llorar.

-¿Una cerveza? ¡Si hubiese pedido una cerveza hubiese sido lo mismo!

-O no. Recuerdo una vez que de no haber pedido cerveza

-Céntrate, joder.

-Me centro, me centro…

Y, tanto me centré que se calló la cerveza y Pochi lloró con más fuerza. Aguanté que me llamase alcohólico y también la terrible amenaza que llegó después:

-Es la última vez que te llamo para contarte mis problemas.

-Chica, qué mal llevas que una mosca se caiga en tu taza.


5 comentarios:

Metalsaurio dijo...

¿Qué pasa? ¿No os gusta el nombre de Pochi? :)

*Sechat* dijo...

Un toque de humor, para el relato... De todos modos, esperaba más. Creo que puedes hacerlo mucho mejor. Espero de veras que éste sea el comienzo de una nueva y larga andadura por El Cuentacuentos. La imagen muy acertada, me ha gustado.

Grilo Do Demo dijo...

Juas, pues me hizo gracia, viendo relatos anteriores no me esperaba el final...

Gabriel B. dijo...

Hay gente que no le da la debida importancia a las cosas: una mosca en el café o un pelo en la sopa es horrible... ¡guacala!
Buen texto, sorpresivo.

Saludos.

Metalsaurio dijo...

Gracias, buenas gentes :)

Séchat, a mí me gusta.

Grilo, tienes razón, este relatillo no es tan raro como otros anteriores, jeje!

Gabriel, esperemos no encontrar ni moscas en el café ni sopas con yema (como le llaman algunos a las sopas que te sirven algunos camareros con elpulgar medio sumergido mientras te sirven el plato)

Saludos!