domingo, 7 de noviembre de 2010

El Mago de Odd

Su tiempo era su sola pertenencia, y aún sin poder cambiarla por dinero, era consciente de ser rico. Y como rico que era, paseaba de mañana a la vera del mar y por el parque al atardecer con dignidad y despreocupación de marqués.

Y las gentes lo miraban con pena.

Y con más pena los miraba él.



8 comentarios:

chupa chuz dijo...

Muy bueno!!!

*Sechat* dijo...

Simplemente grandioso. No conocía tu faceta como microrrelatista, pero me encanta. ¡Enhorabuena!

Carlos dijo...

Duelo de miradas, creyendo que les habían dado, la de él fue mas certera.

¡Muy bueno quillo!

Metalsaurio dijo...

Vaya, tiene mejor acogida de la que esperaba :) Gracias, gracias :D

Lan dijo...

El tiempo es una preciada pertenencia que con los años, al menos a mí, se me escurre tan rápido que me da la impresión de que fuera un movimiento acelerado y cada vez corriese más rápido.
Saludos, Metalsaurio.

Metalsaurio dijo...

...Y por eso hay que aprovecharlo bien :)

Un saludo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muy bueno, me gusta el título.

Saludos.

Metalsaurio dijo...

Odd es una palabra de rico significado:)