viernes, 4 de febrero de 2011

Port Royal y La Isla Tortuga

-Excuse me, where am I?
-In Port Royal!

Después de unos cuantos años escuchando a Running Wild, y alguna que otra película de piratas, una pequeña incursión por internet, me ha solucionado algunas de las dudas que tenía en cuanto a la ubicación de los reductos piratas más emblemáticos del Caribe.

Por partes:


Port Royal: ¿pero la capital de Jamaica no es Kingston? Port Royal fue la capital de Jamaica desde 1656, un año después de que los ingleses, por mandato de Oliver Cromwell, arrebatasen la isla sin declaración de guerra de por medio, a España. La capitalidad les duró 36 añitos, hasta 1692, que fue cuando un terremoto que hundió 2 tercios de la ciudad bajo el agua. A partir de ahí, el gobierno se trasladó primero a Spanish Town y después a Kingston.

En Port Royal, como sabemos, anidaba lo mejor de casa: por su buena situación geográfica y por el interés de los ingleses en atraer a estas gentes para cubrirse en caso de ataque español (aunque habían tomado la isla, estaban en clara inferioridad numérica). Por aquí pasaron y reposaron Bartholomew Roberts y Henry Morgan, que incluso llegó a gobernador (para esos tiempos, Morgan ya estaba más a favor de colgar de piratas que de ejercer de pirata: desde 1687 en Jamaica se persiguió la piratería) y también llegó y murió Calico Jack.


Ver mapa más grande


Isla Tortuga: La isla Tortuga, a la vista del mapita de arriba, vemos que queda un tanto alejada de Jamaica (y, lógicamente, de Port Royal) y se sitúa encima de lo que ya hace muuucho, muuuucho tiempo se llamaba La Española y ahora es una isla compartida entre la República Dominicana y Haití.

En 1640, Francia arrebata el control de la isla a los ingleses y, facilita, conscientemente o no, la vida a los piratas que merodeaban por allí. Unos años más tarde, en 1655 (cuando España perdía Jamaica) le ceden el control a Bertrand d’Oregon, ex pirata, (moda que como ya vimos que siguieron los ingleses en Jamaica), que dejó campar a sus anchas a su ex compañeros de profesión hasta 1670.

Y hasta aquí la clase de historia de hoy.

Running Wild: Port Royal




Running Wild: Tortuga Bay



2 comentarios:

Carlos dijo...

Se perdió el romanticismo de los mares.
Bien es cierto que tal concepto no exitía entre los piratas, bucaneros, corsarios y demás ralea, pero sí en la navegación, en aquellos Port Royal del mundo, un mundo cuyo final fue hace tiempo.
Del que surgió hay también piratas, y navegan también, pero ya sin mares, y sobre todo, ya sin Port Royal ni islas por descubrir

Y llegué hasta allí, así que gracias por el regalín ;)

Buen finde quillo!

Metalsaurio dijo...

el romanticisimo de esa época sigue ahí, como también lo tendrán los piratas somalíes dentro de unos años, pero que ahora poco gracia nos hacen. (secuestros aparte, por lo visto, son los únicos que evitan que los del "primer mundo" echemos nuestros vertidos en sus costas...qué cosas)

Un saludo.