lunes, 13 de junio de 2011

Reconstrucción Temporal

Sentado sobre una peña a la vera del río, un hombre sabio, de esos que se manejan en la vida con una o dos certezas conscientes de que las verdades mutan cual tortuga de Kevin Laird, se mareó y cayó al agua. Cuando lo rescaté, más sorprendido que moribundo, me confesó una de ellas casi sin quererlo: “Gracias, chico, a punto he estado de la verdad final”.

Casualmente, la otra verdad que me reveló, ya como gratificación, era el tema central de mis estudios en la Universidad de Wacken: la Reconstrucción Temporal. En sus palabras, claro, no sonaba tan rimbombante. Sonaba a sentido común: “Has de saber que, para bien o para no tan bien -¿quién soy yo para juzgarlo?-, el pasado no vuelve. Nunca”

No sin antes advertirle que, en su caso, de repetirse, esperaba estar allí para salvarlo de nuevo, me despedí de él y mientras retomaba mi camino pensaba en lo que más dificultad entrañaba a la hora de hacer una reconstrucción temporal: un catalizador. Había pasado años en perseguir y provocar déjà vus y, ahora, sólo necesitaba un catalizador adecuado para pasar de reconstruir escenas a reconstruir realidades.

Necesitaba, de repente lo vi claro, un escritor. Uno capaz de narrar una y otra vez que sentado sobre una peña a la vera del río, un hombre sabio, de esos que se manejan en la vida con una o dos certezas conscientes de que las verdades mutan cual tortuga de Kevin Laird, se mareó y cayó al agua. Cuando lo rescaté, más sorprendido que moribundo, me confesó una de ellas casi sin quererlo: “Gracias, chico, a punto he estado de la verdad final”…

9 comentarios:

Lan dijo...

Excelente, Metalsaurio. Me ha gustado mucho, este artículo me parece original, algo con lo que uno topa sólo de vez en cuando.
Mucho me ha gustado.
Un saludo.

Carlos dijo...

No se llamaría Piotr, no? :)

Algo así debe pasar estos días en Grecia, es como si hoy de nuevo pasearan por allí y la vieran caer al Egeo, entonces vuelven a rescatarla por tercera vez...

Desconocía al bonico :) es una pasada el vídeo, lo malo es que los que llevan las finanzas nos ven así, y no hay ya tres mundos sino tantos como puedan comprar o vender.

Menos mal que siempre nos queda inmune la buena música, y aquí tiene calidade! :)

*Sechat* dijo...

No me esperaba algo así, pero me ha gustado este nuevo registro. Besotes.

Metalsaurio dijo...

Gracias, Lan. Trato de buscar temas originales o sorprender de alguna manera, aunque a veces cuesta.

Esperemos, Carlos, que en el caso de los griegos puedan salir ellos mismos de ese atolladero.

Un saludo!

Metalsaurio dijo...

Sechat, gracias por pasar por aquí. No sé a qué nuevo registro te refieres, pero me alegro de que te haya gustado :)

Un saludo.

El Ártabro dijo...

Muy bien Metal, muy bien. Me ha gustado y sorpendido!

Metalsaurio dijo...

Gracias, Ártabro. Siempre al servicio de la sorpresa! :)

Un saludo.

Ángeles dijo...

Pues a mí también me ha gustado mucho.
Tantos años de filosofía, de ciencia y de ciencia-ficción, y al final resulta que la clave de todo está en la literatura. Porque sin un escritor que lo cuente, nada es nada. Me parece.

Metalsaurio dijo...

Gracias, Ángeles. De la misma forma que si cae un árbol en un bosque en el que sólo hay árboles, ¿provoca sonido? :) Sólo el narrador omnisciente tiene la respuesta :D

Un saludo.