sábado, 28 de enero de 2012

Aquelarre salvador

Rico, aburrido y preocupado, así era y se sentía cuando encendía la televisión a la hora de comer: los cuatro apocalípticos jinetes parecían tan abonados al noticiario como las brujas y los chamanes lo estaban a las emisiones que de madrugada alimentaban unos ojos tristes que por única solución veían el seguir zapeando.

Recostado en el sofá, insomne, apuntó los números de teléfono de las brujas y uno tras otro los marcó para citarlas. Consultó su agenda, se frotó las manos y contemplando su salón sonrió cual hipopótamo. En un par de noches habría luna llena y con un poco de suerte y en su propio salón, el conjuro de un aquelarre al completo libraría al mundo de todo mal.

Pasaron los minutos y las horas y amaneció. Y volvió a anochecer y a amanecer y a anochecer…y con la noche, la luna llena, y con la luna llena, un pequeño ejército de brujas se congregó en su jardín.

Orgulloso y con pocas palabras –el tiempo apremiaba- las invitó a pasar al salón. Se dispusieron en círculo, juntaron sus manos y, dirigiendo sus miradas a lo alto, comenzaron a orar en un murmullo tenebroso que segundo a segundo se convertía en un coro de voces graves.

Al rematar su oscura plegaria, soltaron sus manos y la que parecía más anciana entró en el círculo, miró al rico, aburrido y preocupado salvador de la humanidad, le dio una patada al televisor y le dijo a su dueño:

-¡Salvado!

2 comentarios:

Carlos dijo...

Por un momento me asusté, sentí el pánico hacerme estremecer, miedo era la palabra. Y no era el aquelarre la causa, ni siquiera los allí reunidos, lo que realmente me paralizó fue creer que en lugar de Salvados dijo Sálvame!

Afortunadamente de una patada acabaron con la tele..5 :)

Un abrazo crack!

Metalsaurio dijo...

jajajajaja!

Ahora que lo dices, con tanta bruja es fácil que se piense en Tele 5 ;)

En un principio sólo iba a desenchufar la tele...pero por sus contenidos se merece más bien una patada, jaja!

Un abrazo.