miércoles, 30 de julio de 2014

Cliffhanger



En la entrada anterior mencionaba que estaba haciendo un curso de novela. En él se señalan varias cosas interesantes, entre ellas, el cliffhanger. Sí, una técnica con nombre de deporte de riesgo, y que en castellano significa “al borde del abismo”.



El cliffhanger consiste en cerrar un capítulo (o episodio de serie televisiva) en un momento álgido para azuzar al lector a pasar al siguiente capítulo lo antes posible. Es una técnica interesante y usada ya de viejo, a pesar de su nombre: por lo que tengo entendido en las novelas publicadas por folletines (algo habitual en el Siglo XIX) cada capítulo finalizaba manteniendo el suspense. Lógico, ya que se trataba de fidelizar al lector.

Advierten en el curso del peligro de abusar de este recurso porque puede provocar que el lector se canse. Incluso, añado yo, los aficionados a las emociones fuertes, que disfrutan del puenting, es bastante probable que aborrezcan saltar un elevado número de veces, varias veces al día o a la semana. Seguramente acabarían aburridos o de los nervios.

Soy consciente de que uso el cliffhanger, si bien, hasta ahora no sabía su nombre. Sé que finalizo más de una historia con una sorpresa y, así, contravengo la recomendación del “final tranquilo, la vuelta a la normalidad”. Mi objetivo es dejar a la imaginación al lector esa vuelta a la normalidad. El resultado, más habitual de lo que me gustaría, es una pregunta: ¿Acaba así? 

Sí.

Pero tranquilos todos, que a partir de ahora trataremos de llevar paracaídas al acercarnos a los más altos abismos. 



4 comentarios:

Ninivé dijo...

Piotr no entiende de palabras complejas, él no necesita esperar, le basta con el primer abismo que encuentre :)

Un placer volver a este jardín sir Metal!



Pd: La Vecchia bloggi sempre viva

Metalsaurio dijo...

Sí, la verdad es que Piotr salta sin pensárselo. Lleve paracaídas para aterrizar suavemente o no, sin llevarlo, para tener como emoción final la velocidad de la caída.

El placer es mío, Ninivé!

Ángeles dijo...

Con las técnicas literarias pasa mucho esto que comentas: las usamos por intuición, de manera espontánea, pero todas están bautizadas y catalogadas.
Pero es bueno conocerlas y analizarlas, precisamente para usarlas con mayor conocimiento y precisión.

Sigue escribiendo, y como siempre, me encanta el dibujito :)

Metalsaurio dijo...

Muchas gracias, Ángeles.

A día de hoy estoy planificando lo que escribiré más adelante (el curso me ha convencido de que así debe ser, y, además, me lo marca como ejercicios, jeje).

A ver si, cuando empiece a entrar en materia, publico algún adelanto por aquí :)