lunes, 22 de septiembre de 2008

En Tren

Historieta para El Cuentacuentos. En esta ocasión la frase con la que hemos de comenzar la proporcionó Alma Azul, y como siempre, la he puesto en cursiva.

-La felicidad no sólo se halla en la dicha, sino también en aprender a aceptar lo inevitable. –Con la falsa expresión de profundidad que adquiría su rostro cuando trataba de emitir elevados pensamientos, sus palabras sólo resultaban ciertas para quien quisiese creerlas. Y ese no era el caso de De Maio.

-Eso es de Platón por lo menos, ¿no?

-No, es mío –dijo Sara mientras una cortina de humo salía de su boca con impaciencia- Joder. No te aguanto.

De Maio fijó su mirada en ella y ella, en el paisaje nocturno que el tren iba dejando atrás. A medio fumar el cigarro de Sara fue a morir como una cucaracha aplastada en el cenicero de la pequeña mesa que les servía de frontera y que no era capaz de hacer menos violenta una situación, que sólo alivió la puerta del vagón al abrirse para dar paso a un revisor tocado de bigote-cola de mapache sobre el que bailaba la nariz.

-Disculpen, no está permitido fumar.

-¿Y quién está fumando? – De Maio le entregó los billetes con una indeferencia que rozaba el desprecio-. Aire.

Ajustó sus gafas espejadas de Charles Brownson y volcó su vista al exterior. Los dedos de Sara tamborilearon nerviosos – a punto de cabalgar- sobre la mesa cuando el revisor se dio la vuelta -cabeza escondida entre los hombros y la gorra-, para apurar los últimos billetes mientras el tren reducía la velocidad.

-Estamos llegando.

-¿Vas a bajar?

Sara vio su rostro reflejado en las lentes de De Maio y tardó en unos segundos en responder. El tren paró por completo.

-Es inevitable, ¿no?

-¿Lo es?

6 comentarios:

*Sechat* dijo...

Nunca me cansaré de leer lo que escribes. Tienes una enorme facilidad para describir lugares y personajes, facilitando al lector que se sumerga en la historia. Una vez más lo has logrado y una vez más has conseguido que me sepa a poco. ¡Enhorabuena!

wannea dijo...

Pues vaya, si que tenian ganas de hablar esos dos no? xD fijate que aunque no he encontrado el hilo conductor de la historia me ha gustado como la describes, no se quienes son, ni que relacion hay entre ellos, ni a donde llegan, pero es un instante de una situacion muy bien descrito

bessos!

Metalsaurio dijo...

Muchas ganas no tenían, no :)

Buscaba más describir una situación que contar una historia.

Puede que más adelante nos volvamos a encontrar a estos dos personajes, dentro o fuera del tren, y entonces ya veremos qué es lo que había detrás de esta conversación :)

Besos.

ninive dijo...

Heyyy me ha gustado mucho la historia que y cómo la cuentas.Capturas ese momento,lo atrapas del devenir de su curso y le das vida propia. Da igual de donde venga,hacia donde vayan. El instante crucial lo estamos viviendo :)
Un abrazo

Metalsaurio dijo...

Gracias por la visita, Nínive!

Un abrazo.

[ кeя ] dijo...

se nota la naturalidad de cuando escribes :)
en algun momento hay que bajarse del tren...

un saludo!