lunes, 5 de enero de 2009

Sangre Azul

Mini relato para el cuentacuentos y que comienza con la frase propuesta por Esther: "A veces soy un músculo que se dilata"


A veces soy un músculo que se dilata y, atrapado, golpea el hueso.

A veces, cinco litros de sangre que no encuentran la salida.

He recorrido estas venas más de 13.665.600 veces y sobrepasado los límites de lo que desde afuera llaman velocidad. La única conclusión a la que he llegado es que puedo aprovechar la más mínima distracción del cerebro para arrebatarle el cetro de poder.

4 comentarios:

*Sechat* dijo...

Muy bueno. Por cierto, me sorprende este cambio de look en el blog por el nuevo año. Me costará acostumbrarme, porque si me lo permites... no sé si te pega mucho...

Gabriel B. dijo...

Hola Metalsaurio; enigmática minificción.

Saludos.

Sara dijo...

Es cortito pero está bien construido. Creo que la clave está en la intriga que dejas al final.

Un saludo

Metalsaurio dijo...

Gracias por pasaros por aquí :)

Enigmático como un superhéroe, fictio como la vida, jeje!

Lo bonito de la "intriga" (lo pongo entre comillas porque para mí es evidente, pero claro, lo he escrito yo y sé lo que quería decir) del final será porque cada uno lo pueda intrepretar a su manera.

Saludos.