martes, 9 de junio de 2009

La Princesita Rosada, el Príncipe Azul Oscuro y el Dragón (Parte 2 de 3)

Atraídos por la música y la promesa de un reinado, pronto acudieron príncipes de vistosas armaduras y coloreados estandartes; y, de uno en uno, o en pequeños grupos, perdieron sus vidas en bosques y ríos a la caza del dragón que amenazaba a la Princesita Rosada desde su nacimiento.

Sólo uno de ellos, no se dirigió, completamente armado, en busca del dragón, sino que encaminó sus pasos hacia el castillo en el que había nacido la princesa y, una vez allí, expuso ante el rey sus cavilaciones:

Es mi mente la que alcanza
Más allá de flecha y lanza
Y bien por fuerza, por razón
O por el miedo que infundo
Sigo vivo en este mundo
Y aún late mi corazón.

Son cuentos de viejas
Los que hablan de dragones
De antiguas maldiciones
Que llegan hasta hoy,
¿Quién lo ha visto?
¿Quién lo vio?
¿Dónde vive este dragón?

Todavía perpleja la corte, abandonó el caballero la sala de audiencias, montó su caballo y galopó hacia el lugar en el que el sol se oculta y se alza la Torre del Destierro.


3 comentarios:

Grilo Do Demo dijo...

Ehmmm... me toca ponerme pedantillo, las cosas se "remontan hasta" un momento pasado, no presente... Sugiero "perviven", ¿qué te parece? :)

A ver mañana de qué color es el dragón...

Ártico dijo...

Me gusta más esta parte que la primera y eso que segundas partes nunca fueron buenas

Metalsaurio dijo...

Grilo, tienes toda la razón (para qué decir que no, si es que sí? pa qué, pa qué?): se remonta a un pasado, no al presente.

Al final, y sin convencerme mucho, he optado por "llegan" que me suena mejor que "perviven" (lo noto más fluído con "llegan"). Pero la sugerencia, se agradece :)

Ártico me alegro de que te guste más la segunda que la primera. Espero que puedas decir lo mismo de la tercera respecto de la segunda, jeje!

Un saludo.