miércoles, 21 de octubre de 2009

¿Cómo fabricar un homúnculo?

¿Estás aburrido? ¿Necesitas compañía? Ni se te ocurra llamar a uno de esos teléfonos que, en la televisión, de madrugada, te ofrecen sexo fácil con tu vecina: no sólo es mentira, sino que, ¿para qué tener sexo con la vecina si puedes tener tu propio homúnculo? Es incomparable. Además, una vez que tengas el homúnculo serás la envidia de todo el mundo, y tu vecina (sí, la que tú y yo sabemos) rogará que le prestes atención.

Vale, vale…supongo que no sabes lo que es un homúnculo. Un homúnculo es un hombrecillo de no más de 30 centímetros de alto que, aunque cumple las órdenes de su creador, al cabo de un tiempo se rebelaba y huye. ¿Y quién fue el primero en tener un homúnculo? ¡Paracelso! ¡El mismo que inventó el láudano! El mismo al que se le ocurrió la idea de asociar los temperamentos de la gente a sabores: “carácter dulce (tranquilo, flemático), amargo (colérico), salado (sanguíneo, dicharachero) y el carácter ácido pertenecería al temperamento melancólico”. En fin, un gran tipo.

Lo más curioso, es que dejó o, al menos así lo da a entender la wikipedia, la receta para crear un homúnculo (y lo que es mejor, no fue el único):

La receta de Paracelso:

La receta para crearlo consistía en una bolsa de huesos, esperma, fragmentos de piel y pelo de cualquier animal del que el homúnculo sería un híbrido. Todo esto había de enterrarse rodeado de estiércol de caballo durante cuarenta días, tiempo en el cual el embrión estaría formado.

Homúnculo a partir de una mandrágora (esta es la receta que usan en el Laberinto del Fauno):

Las creencias populares sostenían que esta planta crecía donde el semen a veces eyaculado por los ahorcados (durante las últimas convulsiones antes de la muerte) caía al suelo, y sus raíces tiene una forma vagamente parecida hasta cierto punto a un ser humano. La raíz había de ser recogida antes del amanecer de una mañana de viernes por un perro negro, siendo entonces lavada y «alimentada» con leche y miel y, en algunas recetas, sangre, con lo cual se terminaría de desarrollarse en un humano en miniatura que guardaría y protegería a su dueño.

La receta de David Christianus (profesor de la Universidad de Universidad de Giessen durante el siglo XVIII):

Tomar un huevo puesto por una gallina negra, practicar un pequeño agujero en la cáscara, reemplazar una porción de clara del tamaño de una alubia por esperma humano, sellar la abertura con pergamino virgen y enterrar el huevo en estiércol el primer día del ciclo lunar de marzo. Tras treinta días surgiría del huevo un humanoide en miniatura que ayudaría y protegería a su creador a cambio de una dieta regular de semillas de lavanda y lombrices.

Como podéis observar, el que no tiene un homúnculo es porque no quiere.

3 comentarios:

Carlos dijo...

El Principito podría entonces ser... No, bah seguro que no.
Pero es que lo del hombrecito..
bueno podría tener cierta lóg..
nonono, pero ¿como va a ser un homúnculo!? :o

En todo caso yo no tenía idea de que era eso hasta hoy :)

Chapeau por las últimas entradas!

Metalsaurio dijo...

jaja! Gracias, hombre.

Lo que me mata de risa es la teoría de ese profesor de universidad, que, estoy seguro, se encargó de transmitir a sus alumnos su receta como una verdad absoluta...todos sabemos que la receta buena es la de Parecelso! :D

Todavía falta un "¿Cómo fabricar...?" por publicar; después, ya me contarás qué tal te ha ido con los experimentos, jaja!

Un saludo!

www.linkrojo.com dijo...

Hola chicos, me gusta la alquimia, y siempre ando asiendo exprimentos.
quisiera saver si algunos de ustedes han tenido exito al momento de ir a ver al ser a los 40 dias. Lo digo porque ya he echo 2 y cada ves que voy a ver,solo encuentro un agujero echo desde abajo en el suelo, es decir,jejeje que se ba,no se queda hay, jejeje no es muy gracioso :/
pero, asi es, cuando voy no hay nada.
no quiero tener Ombresillos demoniacos asiendo de las sullas
por hay..Aqui los brujos les llaman
a esos homúnculos, ''Bacás'' adios..y espero respuestas..