martes, 2 de marzo de 2010

Inspector Z (03): Un final feliz



Una ciudad cuyos últimos gritos morían en la lejanía se reflejaba tras mi silueta post-mortem en los cristales de una rica mansión del barrio residencial. Tras la ventana, quieta, muy quieta, una figura pálida, desgreñada, miraba al exterior y daba con mi rostro y con el de una multitud bípeda y humanidad pretérita.

Con el paso de las horas, las columnas de humo cercenaron el testimonio de las estrellas que trataban de atisbar lo que sucedía a sus pies y cuyo única posibilidad era hablar de oídas. “Ni uno vivo al amanecer”. Todavía resuena en mi memoria. Lo gritaban los megáfonos de la policía mientras el chaparrón de plomo llovía sobre nosotros. “Ni uno vivo al amanecer”. Todavía no ha amanecido y dudo que lo haga –demasiado humo-. Al anochecer ya estábamos muertos, ahora, ellos también, y nos acompañan en un bonito y armado velatorio zombie.

De su vida no quedaba más que el tiempo que me costase alcanzarlo y, sin embargo, aunque desvalido, no parecía amedrentado. Varios de los nuestros ya habían avanzado hasta la puerta y con un ariete policial y babas en la boca golpeaban sin cesar. Lo vi retroceder unos metros y recoger de una pared, de lo que parecía un viejo escudo familiar, una corona.

La colocó en su cabeza segundos antes de que entrásemos en tromba y, en el mismo momento en que nos miró hastiado, chasqueó los dedos y desapareció convertido en un aleteador murciélago que enseguida se zafó de la corona.

-¡Fuego al bicho! ¡Fuego! Que arda el vampiro. Esto no es Gotham City.

Los lanzallamas eran nuestros, pero ya no éramos nosotros los que apestábamos a cerdo quemado. Afuera, el humo todavía manaba hacia arriba.

La ciudad era nuestra.

Un final feliz.

5 comentarios:

Gabriel Bevilaqua dijo...

Un final feliz... pero no para el ¡pobre vampiro! Estos zombies son de temer.

Saludos.

*Sechat* dijo...

Me ha gustado mucho. Una manera peculiar de conseguir justicia. ¡Genial! Un abrazo.

P.D.: Sé que te lo he comentado varias veces, pero por insistir que no sea... Sería un honor que decidieras ser miembro del foro de Nuncajamás (www.abracadabra-nuncajamas.com)

Metalsaurio dijo...

los zombies comienzan a reemplazar a los vampiros en las librerías, estad atentos! :D

Muchas gracias por la invitación, Sechat. me pasaré por nunca jamás a una hora en la que esté más despierto (es la una).

Un abrazo.

Carlos dijo...

Cashisss, pues verán estos zombies cuando llegue el de Van Helsing, ese sí que es un vampiro, con elegancia, vistiendo Armani, devorador de zombies y :) ellas, en fin, al final será el terrórifico ser humano el que no deje planeta alguno para que siga la batalla.
Pero el relato es de una escalofriante belleza!

Grazie quillo ;)

Metalsaurio dijo...

Si mal no recuerdo, el vampiro de Van Helsing era bastante flojito, no? jeje! Estoy seguro de que Nicolae no lo hubiese admitido a sus órdenes :)

Un saludo!