sábado, 24 de abril de 2010

El país de las corbatas

Amanece temprano para 01. Los párpados, todavía pesados, apenas le permiten abrir los ojos y la oscuridad del cuarto lo retrotrae al cómodo sueño. Ya en pie, sin todavía creerse despierto, prepara el primer café del día mientras el radio-despertador escupe noticias sin parar –violencia, paro, el IBEX vuelve a subir, el Madrid vuelve a perder y, cómo no, llueve-. Afuera, el sol apenas se vislumbra. Afuera, la gente camina hace rato hacia su trabajo.

Se ducha, se viste y se ata al cuello una corbata.

A trabajar.

.......................................................................................................................

Amanece temprano para 02. Los párpados, todavía pesados, apenas le permiten abrir los ojos y la oscuridad del cuarto lo retrotrae al cómodo sueño. Ya en pie, sin todavía creerse despierto, prepara el primer café del día mientras el radio-despertador escupe noticias sin parar – el Madrid vuelve a perder, el Barcelona vuelve a ganar, violencia, paro y, cómo no, llueve-. Afuera, el sol apenas se vislumbra. Afuera, la gente camina hace rato hacia su trabajo.

Se ducha, se viste y se ata al cuello una corbata.

A trabajar.


.......................................................................................................................

Amanece temprano para 03. Los párpados, todavía pesados, apenas le permiten abrir los ojos y la oscuridad del cuarto lo retrotrae al cómodo sueño. Ya en pie, sin todavía creerse despierto, prepara el primer café del día mientras el radio-despertador escupe noticias sin parar – chubascos fuertes sin previsión de remitir en las próximas horas, paro, el IBEX vuelve a subir e ignora la corrupción rampante-. Afuera, el sol apenas se vislumbra. Afuera, la gente camina hace rato hacia su trabajo.

Se ducha, se viste y se ata al cuello una corbata.

A trabajar.


.......................................................................................................................

Amanece temprano para 04. Los párpados, todavía pesados, apenas le permiten abrir los ojos y la oscuridad del cuarto lo retrotrae al cómodo sueño. Ya en pie, sin todavía creerse despierto, prepara el primer café del día mientras el radio-despertador escupe noticias sin parar –atascos kilométricos en los principales accesos a la ciudad, llueve, el IBEX vuelve a subir, el EURIBOR vuelve a bajar, otro expediente de regulación de empleo, corrupción y violencia-. Afuera, el sol apenas se vislumbra. Afuera, la gente camina hace rato hacia su trabajo.

Se ducha, se viste y se ata al cuello una soga.

Y todo se acaba.

8 comentarios:

creoquemellamoangie dijo...

¿ y para que se duchó? xd


un saludito te dejo ñ_ñ





.

Metalsaurio dijo...

para estar presentable :) hay una canción que habla de eso, "pánico a una muerte ridícula"

http://www.goear.com/listen/a422769/panico-a-una-muerte-ridicula-def-con-dos

qué le ha pasado a tu blog? lo tienes vacío del todo! jaja!

Un saludo.

Carlos dijo...

Ni FMI,ni UE, ni ONU ni na.

En apenas cuatro números explicas funcionamiento,pensamiento,economía,actividades,mecanismos,clima,sistemas,poder,vacíos,mercado,leyes,delitos,medios,tiempo,y sobre todo moda! :) de esta sociedad del "bienestar" y "variedad"

Genial killo!

creoquemellamoangie dijo...

pues a mi me daría pánico que me encontraran muerta y sin depilar xd

si fijate que me dió la locura ,y lo saqué todo ,pero me lo he guardado en una cajita mágica ,asi que de repente aparezco


te dejo otro saludo ^^

Gabriel Bevilaqua dijo...

A medida que iba leyendo la repitición de la escena (con la variante del texto entre rayas, variante en lo formal, no en contenido -me causó gracia lo del Madrid-) me preguntaba cómo lo ibas a resolver... y ha sido buenísimo. Sin explicarlo has logrado reflejar con narración pura como un anónimo 04 rompe -drásticamente- el círculo de gris existencia. Muy buena idea; tal vez, en lugar de poner los puntos para separar los textos, para indicar una secuencia podrías usar números romanos: I, II, III, IV.

Saludos.

Metalsaurio dijo...

Carlos, me alegro de haber conseguido lo que me proponía: creo que podría hablar de caricatura de la socidad si tuviese gracia :)

Angie...no se qué decir....jajaja! lleva cuidado cuando no estés depilada! :)


Gabriel, lo de los números no se me ocurrió, pero no es mala idea, no. Lo que sí me pasó por la cabeza fue hacer de esta historia, cuatro; pero perdería parte de la unidad. Si algún día rehago la historia pensaré de nuevo si separar con puntos o número romanos.

Un saludo.

farala dijo...

Muy buenas, saurio metálico. Hacía tiempo que no me pasaba por tu blog y me ha alegrado ver que sigues todavía en forma. Yo tengo que empezar a salir a correr por la mañana, porque estoy ganando peso, aunque sigo tan flaco como siempre. Me ha gustado mucho esta historia, y eso que hoy no llevo corbata... ¿Estaré en verdad aquí?
Muchos recuerdos y abrazos desde los mandriles.
Por cierto, mi hermano se ha roto la muñeca y está un poco jodido, por si quieres llamarle.
Un abrazo

Metalsaurio dijo...

Buenas Faralo,

Me alegre verte de nuevo por aquí :) me sopló hace un tiempo tu hermano que ahora corres más por el campo de la pintura más que por el de las letras y por lo que vi en su casa, lo haces casi igual de bien (también deberías escribir, tio, que eres muy bueno.

Qué putada lo de la mano de J.lo llamaré a ver cómo anda!

Un abrazo desde el norte!