sábado, 7 de enero de 2012

Metalsaurio 2012

Ya queda a nuestras espaldas el 2011 pero por lo que concierne a lo que pasa afuera del jardín cucudrúclio, tristemente, sus notas predominantes siguen sonando en forma de paro, deudas y sus consecuentes penurias. Me llama la atención que las medidas por las que se apuesta como solución son más de “¡salvemos a nuestros acreedores antes que a nosotros mismos!” olvidando que muerto el que ha de pagar, no paga. Pero allá cada cual con su conciencia y con las responsabilidades que ha tenido y tiene en este desbarajuste. Lo que veo claro es que la solución, tarde o temprano, llegará, sea en 2012 o cuando toque (esperemos que pronto).

Por lo que respecta a cómo ha ido el blog durante el año pasado:

Sigo encontrándome más cómodo con los relatos cortos que con las historias largas, de ahí que lo ponerme con la novela siga pospuesto pero, ahora sí, con la certeza de que en breve (como muy tarde, en marzo, pues hasta esa fecha seguiré tan ocupado como los últimos meses) me pondré con ella.

En cuanto al libro que tenía esperanzas de publicar, aunque de forma diferente a como tenía pensado inicialmente, ha visto la luz y todo aquel que lo quiera comprar puede hacerlo (en formato tradicional o en pdf).

El asunto de que ninguna editorial (de las de toda la vida) se haya parado a leer mis escritos únicamente por ser autor nuevo, aunque comprensible por ser mucho lo que deben de recibir, me parece decepcionante y me reafirma en la creencia de que lo que más se lee no es lo mejor, sino lo que más se promociona y que, como dijo un amigo, “los bestseller son a la literatura lo que los 40 a la música: una mierda”. Basta echar una mirada a las librerías para darnos cuenta de que los libros que están en sus escaparates son los mismos y parecen haber callado la boca a todo argumento que se salga de:

• Nazis y guerra civil
• Manuscrito / objeto mitológico + asesinato + secta
• Detective cuya vida es una mierda
• Pena, mucha pena
• Vampiros y zombies

Y por supuesto, para no aturullar al lector, que la frase del principio sea corta: “Soy un detective nazi y mi vida es muy triste”. (¡los detectives nazis! ¿nuevo filón?).

Para el primer trimestre de 2012 la actividad que veréis por aquí será poca, pero después espero que vaya retomando el ritmo y llegar a un mínimo de un relato semanal. Además, claro, de lo que vaya escribiendo y no veáis, jajaja! Con esto quiero decir que este año participaré en algún concurso para poner, si gano, en mi cv literario (jeje!) de forma que, de cara a editoriales, pueda compensar al menos en parte lo de ser un autor nuevo. Y si no lo compensa pero gano, me quedará la alegría, igual que queda cuando, sin participar, escribo lo que imagino.

Y una vez más, gracias a los que frecuentáis el blog, comentando o en silencio, especialmente a aquellos que compráis el libro.

¡Feliz 2012!


2 comentarios:

Carlos dijo...

Como buen aries me haré con el libro :) pagando claro xD

Y muy de acuerdo con tu opinión, el mercantilismo es la tendencia de moda. Hablas de promocionar, y hoy me entero de que Obama piensa recaudar mil millones de $ para..... publicitarse. Sé que se aleja del tema editorial pero en este mundo gobierna la pasta, y no precisamente la italiana :(


Muy buen 2012 quillo!

Metal calidade!

Metalsaurio dijo...

Así que los Aries compran libros ;) eso está bien!

Pues ya ves tú lo de Obama...qué mejor publicidad que hacer las cosas bien para tu pueblo? pues se ve que no es suficiente y hay que anunciarlo...hasta que, se le ha dado vuelta a la tortilla y ha pasado a ser la promoción más importante que la realidad.

En fin, feliz 2012, genio!

Un abrazo.