jueves, 27 de junio de 2013

El jardín cucudrúlico VI (2 de 2)




La luz abrió los ojos y los fijó en los del dinosaurio. No sólo era luz, quedaba claro; era una materia sólida, bastante viva y sin gafas, que de un impulso comenzó a ascender arrollando al desinflado Metalsaurio, casi disparándolo hacia las paredes de la fosa. 

Una zarpa lo atrapó y, sin fuerzas, se dejó ir. Los ojos del dinosaurio, entreabiertos, apenas percibían el inmenso haz de luz que lo subía a gran velocidad. Arriba, lejos, los cucudrulos que todavía no habían salido del agua parecían haberse detenido y observaban cómo se aproximaba la luz con el Metalsaurio colgando a un lado. En menos de un segundo la luz llegaría hasta ellos y los haría saltar a tierra como si fuesen palomitas en un microondas. Lo sabían, sí, pero la curiosidad era más fuerte que el peligro percibido.

Y la luz salió del agua, rápida y con fuerza. Salpicándolo todo, escupiendo a un aturdido Metalsaurio que se sentía casi como una flema recién esputada que sube y sube. Las ramas, sin embargo, obstaculizaban el paso, chocaban contra su jeta y su cuerpo; desprendían chispas al contacto con la luz y parecían ser la causa de la musiquilla épica y orquestada que sonaba, al menos, en la cabeza del saurio.

El dinosaurio se mareaba, vomitaba y se iba recuperando, cada vez más consciente de a quién pertenecía la garra que lo sujetaba del brazo y lo hacía volar. Miró hacia lo alto, y aún con babas en la boca, gritó:

-¿Tú?

Y más grande que nunca, el dragón luminoso que fuma en pipa y es feliz, volvió su cabeza ligeramente y lo miró de reojo, mientras continuaba su vuelo hacia la noche.

-¡Eh!

Lo lanzó al aire, pequeñito él en la inmensidad del cielo. Lo lanzó muy alto, más allá de las nubes envuelto en chispas musicales y en una pequeña humareda. El dragón se volvió a poner a la altura del Metalsaurio mientras éste daba vueltas sobre sí mismo. Y habló:

-Bucea cuanto quieras buscando lo que busques, que por cerca que estés, sólo lo verás con la perspectiva adecuada.

Entonces, el dinosaurio, aún flotando en el aire, echó un vistazo a su alrededor y vio las tierras de los humanos, las de la fantasía y en el medio, el jardín cucudrúlico, más luminoso y musical que nunca.

-A por ellos, fiera.


4 comentarios:

favole dijo...

Me encanta!!! Es la primera vez que llego a esta ¿selva? y me he leído toda la historia del Metalsaurio del tirón. Me he reído muchísimo!!! Y espero la continuación con impaciencia! Esta historia es como una droga!!!
Me quito el sombrero :) y sigo tus huellas desde ya!
Un abrazo enorme!

Ángeles dijo...

Me gustan mucho las imágenes que dibujas, como la de los cucudrulos saltando cual palomitas, o el jardín cucudrúlico a vista de pájaro (perdón, de dragón).

Me parece un cuento verde y azul
:-)

Carlos dijo...

Nos elevas a lectura aerostática, como espectadores privilegiados de un relato en 3D o 4G porque la imagen como el sonido son de la máxima calidad!
Y por supuesto la narración :-)

Un lujo en esta ola de calor evadirse en este jardín.

Un abrazo crack

Metalsaurio dijo...

Disculpas a los 3 por mi tardanza en contestar. Últimamente me demoro más de lo normal y pretendo cambiarlo, que quede claro, jaja!

Favole, bienvenida! Me alegro mucho de que te hayan gustado estas historias. Ya habrás visto que las referidas al "jardín cucudrúlico" son contadas, pero aún así espero seguir viéndote por aquí.

Ángeles, exactamente: si hay que colorear el cuento, yo también elijo esos colores :D Me gusta esa descripción. Reconozco que la imagen del jardín a vuelo de dragón es algo con lo que también disfruté. ¡Cuánto se disfruta sólo con palabras!

Carlos, sonido y palabras por aquí siempre de la mano, y lo más aerostático de lo que soy capaz ;)

Gracias a los 3 por pasaros por aquí :D

Un abrazo.