martes, 26 de junio de 2007

Tontos por metro cuadrado

Es curioso que entre todos los porcentajes y ratios que usan las empresas para lamerse la entrepierna en las presentaciones que le hacen a sus nuevos empleados nunca incluyan datos del número de tontos que hay, tanto su número total como el número de tontos por metro cuadrado.

Pero, claro, ¿cómo admitir que contratan a gente imbécil? Imposible, imposible. De todas formas sería más honrado porque a fin de cuentas, el nuevo empleado, tratará con números o lo que sea, pero se relacionará con las personas de su nuevo lugar de trabajo…y una información del número de tontos por metro cuadrado o tontos en las inmediaciones sería útil ya que así sabría a qué atenerse cuando empezase a trabajar.

No hablo de tontos en el sentido de “gente con un nivel de inteligencia inferior al normal” pues sería muy cruel señalar con el dedo a los que no alcanzan la media…, hablo de tontos en el sentido de “gilipollas”, gente con malas intenciones que dificultan o hacen imposible la convivencia del trabajo, por su hacer o no hacer. Eso son los tontos y hay que identificarlos y darles dos sopapos; pero como son gilipollas, no aprenderían y sólo se lograría aumentar su gilipollismo.

Y del mismo modo que se hacen mil clasificaciones para que el beneficio parezca mayor, se podría hacer una clasificación parecida y dado que un estudio del “número de tontos antes de impuestos y amortizaciones” no tiene sentido, se podría dividir a los tontos por otras cualidades igual de molestas: “tontos que van de graciosotes” “tontos que te quieren joder la vida por alguna razón” “tontos que no colaboran por alguna razón”…

La gráfica adjunta indica cómo aumenta el número de tontos conforme pasa el tiempo:



2 comentarios:

pablochuzo dijo...

Sí, la verdad es que esa sería una información importante a la hora de entrar a un nuevo trabajo.

En la entrevista de Metalsaurio:

Tiene usted alguna pregunta que hacerme con relación a la empresa.

Sí, podría decirme cuantos tontos del culo están empleados aquí.

Bueno, esa es una difícil pregunta, sobre todo para mi, que soy de recursos humanos, y, por tanto: tonto del culo.

En fin, lucharé contra la tontuna de esta empresa; se lo puedo asegurar.

Y el Metalsaurio se levantó y tiró un pedo atronador que aún hoy, en las noches de luna llena, se puede oír como un silbido lejano que viene del horizonte.

metalsaurio dijo...

Yeeeeah!

Veo que entiendes el modo de actuar de un metalsaurio!

(muy bonito lo del pedo que se oye como un silbido en las noches de luna llena...jua, jua)